Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cine’ Category

Ha sido un poco tarde Pero por fin he ido a ver Avatar, la nueva película de James Cameron proclamada como el primer film del futuro. ¡Qué decir! Ha sido un espectáculo visual digno de la espectativa que se había levantado si bien pertrechada con un guión demasiado manido y esclavo de la avalancha que entra por los ojos. La historia de Avatar nos la sabemos ya de muchas películas y, por cierto, ¿no os ha recordado en algún momento en sus planteamientos generales a aquella de los primeros ochenta que se llamaba “La Selva Esmeralda”? A debate.

Sin embargo, si al comienzo he dicho que he llegado tarde a ver la película no ha sido por haberlo hecho hoy en la sesión de las 22:00h sino por hacerlo en enero cuando la película ya lleva casi un mes en cartelera y cierto sector de internet ya ha puesto el grito en el cielo.

Me cuento entre los muchos fans de la música setentas y del movimiento progresivo que tantos discos de gloria nos dio. Los fans de Genesis, Yes, King Krimson, Camel, ELP o los propios Pink Floyd sabrán de qué les hablo. Precisamente por ello, serán esos mismos fans los que conozcan de pies a puntillas la carrera de Mr. Roger Dean, autor de la mayor parte de las portadas y trabajo artístico de grupos como Asia, Uriah Heep y, ante todo, Yes.

Ete aquí que uno va a ver Avatar y queda apabullado con la imaginería pictórica que el amigo Cameron los pone delante de los ojos. Sin embargo, pronto me doy cuenta de que el discurso visual no es nuevo. La sensación de Deja Vu es inmediata en cuanto la cámara se adentra en los recovecos de Pandora. ¡Coño, pero si son los paisajes de Roger Dean para Yes!

Venga, ejemplos.

IMAGEN DE LA PELÍCULA AVATAR

 Vale, las montañas flotantes de la peli. Ahora vamos con el amigo Dean.

ISLAS FLOTANTES DE ROGER DEAN

Algunos podéis decir, “va, qué va”. Bueno os dejo con algunas imágenes del genio visigonario de Roger Dean. Recordad que las siguientes imágenes tienen veinte y hasta treinta años de antigüedad. Haced, sin duda, lo que muchos seguidores de Yes hemos hecho durante décadas, mirad las imágenes e imaginadlas en movimiento, el ruido de las cascadas, el murmullo del viento, la sensación de quietud, la espumosa frondosidad de los árboles, la magia onírica que lo envuelve todo, el surrealismo cuasi extraterrestre de las imágenes. Imaginad todo eso y tendréis…eso Avatar.

ROGER DEAN

ROGER DEAN

ROGER DEAN

ROGER DEAN

¿POR CIERTO, OS SUENAN LOS ARCOS DE LA PELI?

¿ALGUN BICHITO VOLADOR?

¿O LA IDEA DE UN ÁRBOL GRANDOTE, GRANDOTE, GRANDOTE?

PERDON, SE ME HA COLADO UNA DE LA PELI.

BIENVENIDOS AL UNIVERSO DE ROGER DEAN

¡¡¡ESOS PASILLOS DE PIEDRA, ESE FONDO!!!

En definitiva, no sé si habré podido convencer a todos aquellos que desconocíais hasta ahora la obra del genio inglés pero todos los fans estamos:

1) Como locos de contentos de poder, por fin, darnos un paseo por el visionario mundo de nuestro héroe onírico.

2) Por otra, un tanto cabreados con el amigo Cameron. No es por tutear a otro genio del arte cinematográfico pero… James, tío, ahora que sabemos que has escuchado Yes por un tubo, al menos pon en los títulos de crédito un pequeño reconocimiento a la obra de Roger Dean. Nosotros lo sabemos y la red está que arde.

3) Desde aquí mi apoyo a todos los blogs y foros que están pidiendo el reconocimiento que se merece nuestro hombre.

4) Por cierto, no habría estado mal, James -ya que me he puesto en plan confi- que hubieses incluido algo de Yes en la peli. No sé,  un Siberian Kathru en los títulos de crédito, un Close to the Edge o un Relayer. Una pena.

5) Eh, que nadie piense que esto es una crítica negativa a la peli. Cuidadín, que yo me la tengo que ver otra vez antes de que salga del cine como buen friki, PERO AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR.

Besos y abrazos.

Alfonso.

Read Full Post »

Obras de la gripe moderna, este fin de semana, puente para más señas, me decidí por una oferta de mi video-club para tres DVDs en 24h. El proyecto en sí de verse tres películas en una tarde noche puede parecer poco menos que apocalíptico pero, claro, cuando se ha metido de por medio la palabra “gripe”, cualquier cosa puede suceder y lo más probable es que uno disfrute de una fascinante tarde de pelis, pelis y más pelis mientras el sofá, las pastis variadas y el pañuelico con alcohol de romero realizan su trabajo.

Una de las pelis de las que decidí hacerme acompañar fue uno de los éxitos patrios del año. “Fuga de cerebros” parecía una opción razonable para comprobar si podía forzar mi garganta para reír un poco. Al menos, la publicidad machacona que sufrimos por parte de Antena 3 meses atrás nos prometía una comedia refrescante para pasar el rato y echar unas risas. Una vez vista la película, no pude evitar reflexionar seriamente acerca de un par de cosas y decidí que el blog podía ser un buen lugar en el que expresarlas. Quizá  es que nadie todavía se había dado cuenta y tengo que descubrir a todo el mundo la piedra filosofal.

  1. LLeguemos a un acuerdo previo, yo soy creador y no debería criticar la obra de nadie pero creo sinceramente que “Fuga de cerebros” es una película del montón, sin más gracia que tres momentos, bastante más lenta de lo que debiera ser para una comedia de universitarios frikis, y de interpretaciones planas y sin gracia. Ni siquiera el supuesto gancho de Amaia Salamanca sirve pues la actriz parece empeñarse en interpretar a una universitaria supestamente maciza con el mismo registro de los domingos por la noche en su serie de referencia.
  2. Antena 3 realizó en su momento una machacona campaña de lanzamiento del producto en sus parrillas de publicidad y en su propia programación.
  3. “Fuga de cerebros” obtuvo 1,1 millones de espectadores en los cines.
  4. ¿Peli del montón+Campaña de Antena 3=1,1 millones espectadores?

Vale, ahora fijémonos en las campañas machaconas que Tele 5 lleva realizando de un tiempo a esta parte:

  1. “Agora”: 2.000.000 espectadores.
  2. “Celda 211”: 850.000 espectadores

Cartel promocional de "Fuga de cerebros"

Por otra parte, “Planet 51”, promocionada por Antena 3 ha saldado su primer finde en España con una recaudación de 3 millones euros (dividid entre el precio de las entradas).

Viendo estos resultados, no me extrañan ciertos titulares en la prensa estas últimas semanas en las que resaltan que el cine español está recortando espectadores al americano. Algunos quizá puedan hacer referencia a que los títulos a los que hemos hecho referencia poseen indudable calidad con lo cual podemos estar de acuerdo. Sin embargo, todos podemos recordar a Tele 5 hace mes y medio asegurándose la notoriedad de “Agora” incluyendo tres cuñas de la película en cada parrilla de anuncios. Metieron tal presión a los televidente con los diferentes trailer que resultaba literalmente imposible no saber que se estaba lanzando la película.

¿No será que la gente a ido a ver estas películas porque, de repente, las cadenas de televisión las han promocionado y les han aportado una notoriedad de la que hasta este momento ningún otro film español había disfrutado. Hombre, yo creo que todos recordamos a Santiago Segura promocionando sus Torrentes de plató en plató con camisetas alusivas y, sinceramente, no es lo mismo.

¿No será que de repente han descubierto las productoras que hay que meter pasta en promoción para conseguir NOTORIEDAD? Quizá haya productos de aquí con la suficiente calidad como para competir cara a cara con las producciones americanas y simplemente no se puede porque nadie se había preocupado hasta ahora por asegurar una promoción de garantías. Recordemos que buena parte de esos gigantescos presupuestos de las pelis americanas está destinado precisamente a la promoción.

El problema de esta situación es que no se puede promocionar de una forma tan machacona a todas las películas españolas que se producen cada año. Deberán ser, sin duda, las de más calidad y las más comerciales las que gocen de tal privilegio pero creo que los datos de espectadores obtenidos por estas películas de las que todo el mundo habla hoy en día son el fiel reflejo de que la gente va a ver aquello que le dicen que vea. ¿Somos así de borregos? No lo creo. La clave en el mercado es la NOTORIEDAD. Parece que algunos en el mundo del cine acaban de descubrirlo. ¿Cómo voy a ir a ver tu película si no sé que existe, tío?

No, “Fuga de cerebros” no merece un millón cien mil espectadores y más de uno saldría del cine de mala leche, pero el caso es que fue esa cantidad de gente a verla y eso la convirtió en un éxito. Datos empíricos. Señores, estamos para vender, dirán.

Y vaya si están empezando a hacerlo.

¿Será que la gente sí ve cine español cuando le dicen las teles que vaya a verlo?

Besos y abrazos.

Alfonso.

Read Full Post »

No podía ser de otra manera en este blog dedicado en buena parte a intentar destacar lo bueno que nos han dado los medios. Hoy hace cincuenta años del estreno de uno de esos cinco films míticos de la historia y, por supuesto, el peplum número uno por excelencia. Estoy hablando, por supuesto, de Ben-Hur y éste es nuestro modesto homenaje.

Solamente Titanic y El Retorno del Rey han conseguido igualar la cifra histórica de 11 Óscar de la Academia. Dirigida por Willy Wyler para la Metro, se convirtió tras cuatro años de preparación en  la película más cara rodada hasta la época (15  millones de dólares) aunque ya en el primer año había recaudado cuarenta.

¿Alguien ha sido capaz de no verla, por lo menos, una vez en su vida? Creo sinceramente que Ben Hur se encuentra instalada en el subconsciente de medio Occidente. La cantidad de escenas que todos recordamos puede reducirse a… ¿toda la película? Para la historia quedará, cómo no, la archifamosa carrera de cuadrigas en la que Charlton Heston y Stephen Boyd se zurraban de lo lindo(por cierto, que el segundo rodó a pelo todos sus planos sin necesidad de dobles), pero hay otras muchas que hacen de esta película absolutamente inolvidable.

Inolvidable cartel de la película

A modo personal, decir que mi personaje favorito no es Messala, ni siquiera Ben Hur. Para los restos de mi memoria infantil que tan traumatizada quedó después de ver la película, el personaje más impactante es el que protagonizó Hugh Griffith y que le valió el Óscar al mejor actor de reparto. Creo que tras el turbante, la barba y su enloquecida pasión por sus corceles blancos habréis podido adivinar a Sheid Ilderim. Desde que lo vi por primera vez, me convertí en un fan incondicional de un personaje que daba el contrapunto cuasi cómico al drama épico que estamos presenciando a lo largo del metraje.

Seguro que cada uno tenemos nuestros momentos favoritos de Ben Hur. Yo os cuento los cinco míos. Algunos me han acompañado desde la niñez; otros lo he ido degustando poco a poco a medida que repetía una y otra vez el visionado. A ver qué os parecen.

  1. Mi favorito: El plano de Jesucristo crucificado mientras le cae encima la tormenta. Solamente el Jesucristo de Dalí ha conseguido conmoverme tanto como este plano de la película. La construcción de la imagen en diagonal, sobreexponiendo las heridas sobre las que cae la lluvia junto con la oscuridad mortuoria hacen de este plano un impactante contrapunto a la imagen de las leprosas a punto de sanar.
  2. El barco amenazante: En plena batalla contra los piratas, los remeros mantienen la disciplina hasta que uno de ellos se fija por la ventanilla en que un barco enemigo ha enfilado la proa contra ellos y se acerca, y se acerca… Es angustioso ver a los remeros tratando de sacarse las argollas para huir de una muerte segura.
  3. Antares, Aldebarán, Rigel, Altair: Son nuestras mascotas del artículo. Los inigualables corceles blancos de nuestro amigo Sheid Ilderim. El momento en que nuestro loco favorito los presenta a Ben Hur es memorable. A partir de ahí ya no podemos evitar el cariño hacia ellos.
  4. Messala a punto de perder las piernas: Sujeto por correas, sufriendo como un loco, gritando de dolor, pero con la dignidad de una clase de “malo” que tanto se ha perdido en el cine actual.  
  5. El paseo del triunfo: Qué sería de un peplum épico sin un paseo triunfal por las calles de Roma. Estamos en el año 30 DC, con Roma en plena efercescia y dinamismo. En esta secuencia se puede comprobar como en ninguna otra toda la pasta que invirtieron en esta obra maestra.

En definitiva, no es mal momento para revisar este clásicazo de medio siglo. A los que aún no la habéis visto, si es que queda alguien, recomendarla inmediatamente.

Alfonso.

Read Full Post »